Una duda general planea por el ambiente inmobiliario, sobre todo de los propietarios, dado que son ellos quién deben costear la realización del Certificado de Eficiencia Energética del inmueble, y es la siguiente:

-“¿Para qué sirve el certificado energético de mi vivienda? Bastantes gastos tenemos ya que soportar, esto es un sacacuartos más .

Hay una clarísima que es conocer de antemano la eficiencia energética de la vivienda con el grado de calificación obtenido entre A y G, y a partir de la cuál conoceremos la demanda que tiene en calefacción, instalaciones y agua caliente en comparación con otras.

Un ejemplo muy sencillo es el siguiente:
Una persona quiere alquilar una vivienda y de entre todas las que ha visto se quiere decidir entre dos viviendas la “X” y la “Y”. Ambas tienen un coste de 800€ al mes y se encuentran una frente a la otra:

Para mantener una temperatura de 21º en la vivienda y realizar dos duchas diarias además de tres comidas, la vivienda “X” gasta 100€ al mes entre gas natural y electricidad y tiene una calificación de eficiencia energética D y la vivienda “Y” gasta 130€ al mes y tiene una calificación de eficiencia energética F.

En este caso parece claro que ante dos viviendas de similares características la mayoría de nosotros eligiría la “X”, dado que gasta un 30% menos de energía al mes para mantener un estado de confort similar. El ahorro anual puede ser de hasta 400€.

Por lo tanto cualquier persona que esté buscando un piso de alquiler o en venta podrá comparar unas viviendas con otras para conocer cuál de ellas gastará más o menos en energía a lo largo del tiempo y podrá estimar a partir de estos datos que vivienda le es más rentable a corto, medio y largo plazo.

Por lo tanto el certificado de eficiencia energética permite conocer la cantidad de energía demandada para mantener condiciones de confort.

A la hora de comprar electrodomésticos, queremos saber cuánta electricidad consumirán, o cuando compramos un coche, buscamos aquel que tenga un menor consumo de combustible, en esos casos conocemos la importancia porque lo vemos reflejado directamente en la factura de la luz o a la hora de ir a la gasolinera. En las casas y pisos es igual, pero hasta ahora no nos hemos parada a pensar en ello.

  • La certificación energética nos va a ayudar a conocer cuáles son las debilidades del inmueble y poder actuar sobre ellas para reducir el consumo de energía y hacer que el habitar en los inmuebles sea más agradable y económico.

El certificado de eficiencia energética incluye una serie de medidas de mejora que el propietario puede hacer en cuanto a aislamientos, instalaciones, ventanas, vidrios, etc. Además pueden llevar asociado un estudio económico que ayude a decidirse al propietario en cuanto a la rentabilidad económica de la mejora y de su posible amortización .

  • En el plan de vivienda RD 233/2013 que ha aprobado el gobierno, se habilitan ayudas y subvenciones para las reformas que busquen mejorar la eficiencia energética. Para la obtención de esas ayudas es necesario un estudio de evaluación del edificio en el que se incluye un Certificado de Eficiencia Energética. Por lo tanto, es necesario obtenerlo para poder optar a esas ayudas.
  • Es fácil deducir, tras lo expuesto anteriormente, que el gasto que el propietario va a realizar en la obtención del Certificado de Eficiencia Energética es pequeño en comparación con el posible ahorro económico anual en energía que va a obtener tras la realización de las mejoras.

Además la calificación de eficiencia energética de la vivienda o local le puede dar prioridad en el alquiler o venta a un solicitante frente a otros que puedan tener un importe económico similar pero que tengan una menor calificación de eficiencia energética.

En la época actual, en la que es muy difícil vender o alquilar un piso, tener cierta ventaja sobre otros inmuebles puede marcar la diferencia entre vender el piso o no venderlo.

En nuestro informe incorporamos una serie de medidas de mejora que permitirá ahorrar y mejorar las condiciones de confort.

{fcomment}